Nogticismo Cristiano de actualidad
1 abril, 2018
Cuatro características de un creyente de impacto
15 abril, 2018
Show all

El poder y valor de la obediencia

Nuestra vida cristiana empezó el día que Cristo nos lavó con su sangre y nos hizo nuevas criaturas.

Allí empezó un proceso de vida nueva, que, como la semilla al ser sembrada en el suelo, echa raíces y se adhiere al terreno y empieza a crecer y luego llega a dar fruto.

En la vida cristiana el dar fruto no depende de esfuerzos, o estudios o actividades que podamos hacer.  El fruto es el producto de un proceso que ocurre en la vida del cristiano a raíz de su entrega a Dios y su servicio.

La planta se adhiere al suelo para recibir de él su alimento y crecimiento. Jesús dijo que separados de El nada podemos ser. Lea Juan 15

El estar unidos a Cristo significa vivir en obediencia a su Palabra.

¿PERO QUÉ ES OBEDIENCIA?

  • Obediencia no es conjeturar, es accionar de acuerdo a lo mandado.
  • Obediencia es una calidad de vida.  Es hacer las cosas entendiendo lo que hay en el corazón de Dios al mandarnos a hacer aquello que nos pide. Jeremías 29:11 dice: “porque yo se los pensamientos que tengo acerca de vosotros, pensamientos de bien y no de mal”.
  • Obedecer es entender lo que el Espíritu de Dios nos está provocando a hacer. Es entender por qué Dios nos pide esto o aquello, por ejemplo, por qué me manda a diezmar y ofrendar, o a testificar o evangelizar.
  • La voluntad de Dios no se busca, se comprueba haciendo lo que Él manda.

Es fácil entender lo que puede pasar cuando peleamos con el diablo, pero es difícil entender o medir todas las consecuencias por desobedecer a Dios.

Muchos cristianos se niegan a diezmar por esto o por otro, pero no calculan cuál puede ser el costo por no tener a Dios de nuestra parte cuidando nuestras finanzas o pertenencias.

Dios dice “No dejando de reunirnos como algunos tienen por costumbre” hebreos 10:25, sin embargo, NO LE DAMOS LA IMPORTANCIA DEBIDA A LA ASISTENCIA A LOS CULTOS. Valoramos los cultos de acuerdo a nuestros intereses no a los de Dios, y por eso tenemos problemas a veces.

La libertad que Cristo nos dio no es para hacer las cosas como yo quiero o me da la gana; la libertad que hemos recibido en Cristo es para hacer con gozo todo lo que Dios quiere o nos pide.

El dinero siempre anda cambiando de mano en mano, pero procure que no te cambie a ti procurando enriquecerte

Sus pastores
Rvdos. Pablo y Tella Flórez

 

 

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: