Cuatro características de un creyente de impacto
15 abril, 2018
Tener Fe en Dios es una Decisión Personal
13 julio, 2018
Show all

La grandeza en el reino de Dios

Existen dos tipos de creyentes que nunca desarrollaran su potencial: Los que no hacen lo que se les encomiendan, y los que nada hacen, a menos que se les diga que hagan algo.

En la parábola de los talentos en Mateo 25, se nos muestra la realidad de que a todos se nos ha dado algo para que lo invirtamos ya sea para nuestro bienestar y para bendecir a otros.  Jamás Dios nos llamará a servirle para que nuestro accionar o trabajo quede sin fruto, o para que solo beneficiemos a otros, y nos quedemos sin disfrutar del resultado de ese trabajo.

La grandeza en el reino de Dios consiste entonces, en servir con responsabilidad y efectividad en lo que se nos ha encomendado.  Servir, no solo es predicar o evangelizar, pero también incluye el bendecir a otros con los recursos que se nos ha dado, ya sea intelectual, financiero o espiritualmente.  Cuantas veces como el hombre a quien se le dio un solo talento, solo buscamos excusas baladías para no hacer lo que se nos ha encomendado, o irresponsablemente las hacemos de mala gana, o sin la verdadera motivación.

Las oportunidades que a veces decimos no tener en la vida para sobresalir o para tener una mejor calidad de vida ya sea espiritual o financiera, no depende de otros a quienes les echamos la culpa, sino porque no hemos entendido que las oportunidades las crea nuestra propia productividad.   Sacamos de la vida, lo que invertimos en ella.

Lo que sembramos, eso cosecharemos, dice la palabra de Dios.  Y es que la mayoría de las veces queremos asumir actitudes caprichosas a pesar de que conocemos las Sagradas Escrituras y deliberadamente queremos actuar en rebeldía.  Dejamos de asistir a los cultos porque no nos da la gana de asistir, o dejamos de diezmar porque buscamos excusas o razonamientos contrarios a lo que enseña la palabra, o sencillamente no nos da la gana de evangelizar a nadie.

Amar a Dios es obedecer y servir en todo lo que él nos ha encomendado, ya sea en el servicio de los menesteres de la congregación, como en la evangelización, el pago de los diezmos y ofrendar con amor y gratitud, ademas de estar pendiente de las necesidades de los que tienen menos que nosotros.

Se grande en el reino.

 

Pastores
Rvdos. Pablo y Tella Flórez
Iglesia Cuadrangular de Calle Q

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: