Mensaje Pastoral alusivo al año nuevo 2018

“Estad quietos, y conoced que YO SOY DIOS; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob” – Salmo 46:10,11.  Aunque los creyentes a veces experimentan resequedad espiritual, esa no es la constante, porque Dios siempre está cerca de su pueblo con ayuda y Consuelo.

Amada congregación de Calle “Q”, estamos al umbral de un Nuevo año que para algunos puede parecer incierto y preocupante, PERO ES TIEMPO DE RENOVAR NUESTRA CONFIANZA EN NUESTRO DIOS Y SU PALABRA. En Dios se encuentra el poder y la capacidad para enfrentarnos a las incertidumbres y adversidades de la vida. Dios es la verdadera seguridad del creyente cuando hay tormentas en la vida. En Dios estamos capacitados para vencer obstáculos del caminar diario. Dios es accesible a su pueblo y quiere que invoquemos su ayuda en cualquier momento de necesidad (Hebreos 4:16). Él es Suficiente para cualquier circunstancia y nunca nos deja. EL ES FIEL A SU PALABRA.

Sin embargo, amados y amadas, no debemos dejar de lado ni olvidar LA OBEDIENCIA A SU PALABRA. Así como Él se ha comprometido con nosotros a guardarnos y bendecirnos, nosotros NO PODEMOS DEJAR DE CUMPLIR SU PALABRA, porque en ello radica la demostración de nuestro amor a Él. Jesús dijo: “El que me ama, mi PALABRA GUARDARÁ; y mi Padre le amará, y vendremos a Él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mi Palabra. – Juan 14:23,24

Es importante recordar, que el año Nuevo en sí no trae ni cosas buenas ni malas, somos nosotros con nuestro compromiso y comunión con Dios, quienes propiciamos que lo que ocurra en relación con nosotros, esté bajo el cuidado y protección de Dios o no.

No debemos olvidar que Dios espera de nosotros una comunión constante con El y no esporádica. “No dejando de congregarnos” es una clara advertencia y llamado de atención para quienes decimos amar a Dios, que encontramos en Hebreos 10:26. No podemos dejar que los quehaceres diarios y circunstancias como tranques y otros en los cuales se escudan muchos, nos impidan asistir a la casa de Dios, el templo, para llenarnos del conocimiento de Dios y su Palabra y agradecerle por su continua gracia en nuestro favor.

Tampoco podemos dejar de obedecer la Palabra de Dios cuando nos dice que “indefectiblemente diezmarás”. El diezmar es en sí, la garantía de tener siempre bendición, prosperidad, y los recursos financieros que Dios está dispuesto a proveer en toda circunstancia material para que su pueblo “no mendigue pan” ni tenga que enredarse en cosas extrañas y dañinas para obtener recursos monetarios. “De todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti”- Génesis 28: 22.

Dios dice que cuando diezmamos, El mismo abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendiciones hasta que sobreabunde, y que Él se compromete a defendernos EL MISMO, del devorador de nuestras finanzas y situaciones de salud y cualquier cosa que quiera dañarnos. Malaquías 3:10-12

Es importante, entonces, que nos propongamos a vivir mejor este año de 2018 amando a Dios con todo nuestro corazón, sirviéndole con amor, asistiendo más a adorar a Dios en conjunto con la Iglesia y diezmando con toda fidelidad y honestidad.

Usted puede también enviar sus diezmos por banca en línea, a la cuenta de:
BANISTMO
Iglesia Internacional del Evangelio Cuadrangular,
Cuenta corriente 01-00-291534

** indicando que envíen notificación al correo electrónico del pastor, el cual es pflorez29@gmail.com

Sin embargo, nuestro mayor anhelo es verle personalmente compartiendo juntos la vida de Cristo todo este año de 2018, y creciendo en el servicio a Dios y a la gente.

Le aman, sus Pastores

Pedro Pablo y Tella Flórez
Celulares 66156967 y 66138688 respectivamente.