La mujer juega un papel muy importante en la iglesia y la sociedad de hoy en día. Por tal motivo, la consolidación como mujeres de Dios y ayuda idónea dentro de sus hogares, es el propósito por el cual trabaja este ministerio. De igual forma, se busca la restauración de la mujer en su amor propio y en su valor como persona.

Somos un ministerio que enlaza a las mujeres unas con otras y les guía para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo. Esto implica, dar fruto en toda buena obra y crecer en el conocimiento de Dios.

La Iglesia nos ha delegado la función de integrar al Ministerio a cada mujer, independientemente de su estrato social. La Iglesia es receptora de todo tipo de situación en las mujeres ya que el Evangelio que predicamos no “rechaza a nadie”. Cada mujer miembro de nuestra iglesia, ha de ser consecuente con esta realidad. Siendo consecuentes con la visión de la iglesia, como es el de “bendecir”, apoyamos a las diferentes áreas donde se requiere nuestra participación. Como por ejemplo: área de cuna/párvulos, ventas para pro terreno, etc.

Lo primordial en el Ministerio de Damas es el amor hacia la gente, considerarle como Dios nos mira y guiarle hacia una relación y responsabilidad con Dios donde quiera que estén. Promover el estímulo continuo a la actitud de levantar la vida hacia donde Dios le tiene su lugar en el reino de Él.

MISION

Ministrar e integrar a cada mujer dentro del marco de nuestra VISION”. ¡SOMOS LLAMADAS A BENDECIR