El Ministerio de Intercesión es un equipo que promueve y motiva a la congregación a un enriquecimiento espiritual a través de la oración , ayuno y vigilias elevando súplicas y peticiones por todas las necesidades de la iglesia, teniendo carga por los perdidos, pidiendo el favor de Dios para todos los proyectos de la iglesia y dando gracias a Dios por su protección y respaldo en todas las áreas de nuestras vidas.

Su propósito es encabezar el frente de batalla en la guerra espiritual de la iglesia promoviendo la oración como la atmósfera que llevará al creyente y a la congregación a vivir de manera victoriosa. La oración, el ayuno y la intercesión son valores y prácticas de todo cristiano.

Cada día del año hay un grupo de hombres y mujeres que oran constantemente por diferentes motivos (por el país, por las autoridades, por la iglesia, por la familia, por los miembros de la iglesia, por peticiones particulares).