La juventud debe ser alcanzada y proyectada como un grupo de impacto y modelo social. A través del modelo puesto por Cristo mismo en su Evangelio, se muestra a los jóvenes las ventajas de seguirlo y servirlo con la esperanza de llegar a ser las personas que alcancen no sólo sus metas, sino la transformación que el mundo