En 1928, Panamá había sido poco alcanzada por el mensaje del evangelio. A pesar de ser pequeño, Panamá es un país estratégico debido a su ubicación. El Canal de Panamá era la ruta principal entre los Océanos Pacífico y Atlántico. En aquellos días, el procedimiento usual en las misiones era el ir a las gentes más primitivas. La gente más pobre recibía la mayor parte de la atención de los misioneros.

El Hno. Edwards, su esposa y tres hijos se convirtieron en pioneros de la Iglesia Cuadrangular. Recibió el llamado a la obra misionera en 1937 cuando solo tenía 17 años de edad. A su llegada a Panamá, alquilaron un lote baldío y allí levantaron una gran carpa con capacidad para 600 asientos. Durante la temporada seca, la carpa se llenaba de gente pero cuando llegó la temporada lluviosa, ellos tuvieron que alquilar dos locales como centros de reuniones.

Mientras que el Reverendo Edwards pastoreaba en un local, su esposa lo hacía en el otro, celebrando ambos reuniones cada noche, siete días a la semana. Frecuentemente, durante las tardes, ellos también se trasladaban a los vecindarios aledaños para predicar el evangelio.

El Dr. Leland B. Edwards fue supervisor general de las Iglesia Cuadrangulares en Panamá en 1941, el mismo año que contrajo matrimonio y permaneció en este cargo por 18 años. Durante este tiempo hizo enfasis en la formación de niños y entrenamiento de adultos a orar diariamente y plantar iglesias en todo el territorio panameño.