Tener Fe en Dios es una Decisión Personal

¡Lo que pide Dios de ti!
2 enero, 2015
Una Promesa de Protección
10 octubre, 2018
Show all

Tener Fe en Dios es una Decisión Personal

El temor es la esclavitud de los que dudan. Jesús censuró a Pedro por su falta de fe, ya que conocía el poder sobrenatural que Él había manifestado cuando sanó al paralitico de Betesda, al ciego Bartimeo, y tantos otros milagros que había hecho antes.

Jesús confronta a los discípulos (v.27) a superar la tormenta que había dentro de ellos: el temor. Solo ellos podían controlar sus emociones y deshacerse de sus miedos. Es una situación que no la maneja Dios, ni nuestros pastores o líderes espirituales, sino cada uno individualmente. Tampoco depende de terapias o ejercicios espirituales, como ayunos o vigilias.

Jesús nos está indicando que es posible tener temores o miedos, pero también es posible usar esa misma energía para llenarnos de fe y confianza en Dios. Por ejemplo, la energía que usamos para quejarnos cuando tenemos algún dolor por enfermedades, y estamos con el  “ay, ay, ay, me duele,” y hasta lloramos para llamar la atención a quienes están a nuestro alrededor, ya sea para que se compadezcan de nosotros, o nos den algún auxilio,  esa misma energía pudiéramos usarla para decir “gloria a Dios”, o “Señor, gracias porque me has sanado”, o “te alabo Padre porque estás sanándome”, etc. Pues la Biblia nos muestra que en la alabanza hay victoria.

Vea el caso de Josafat en II de Crónicas 20:18-22, donde en medio de las amenazas del enemigo, cuando ellos empezaron a alabar a Dios, la victoria se hizo una realidad.  Así en medio de tus problemas, enfermedades, dificultades, cambia tus miedos y temores alabando a Dios. Somos responsables de nuestras decisiones de creer o no en Dios en cualquier circunstancia. Es muy fácil creer cuando estamos en una reunión espiritual, pero el asunto es: ¿Qué hacemos con esa fe que manifestamos mientras cantábamos “yo tengo un Dios, muy, muy grande… maravilloso es El”?

¿Qué pasa cuando estamos en la casa, o el trabajo o cualquier otro lugar, y se nos vienen dificultades? ¿Cómo manejamos el miedo y los temores? “No temas” se encuentra muchísimas veces en la Biblia. Si Dios nos dice “no temas”, es porque para nosotros es posible tener dominio sobre nuestros temores y miedos.

A %d blogueros les gusta esto: