Amor Inalterable
26 abril, 2013
Eres Necesario
3 mayo, 2013
Show all

¿Es mala la ambición?

Bendiciones amigos del Blog ICCQ
Feliz Día del Trabajador.
Hoy queremos compartir con ustedes esta palabra recibida en el Pan Diario.
20090725091501-14.03.2009-dinero[1]
NUESTRO PAN DIARIO
09/04/2013

¿Es mala la ambición?

Lectura: Colosenses 3:22-24
Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor… —Colosenses 3:23

¿Es mala la ambición? ¿Está mal tener empuje y esforzarse para ser el mejor? Puede ser. La diferencia entre la ambición correcta y la incorrecta es la motivación y el objetivo: si es para la gloria de Dios o para gloria personal.

En 1 Tesalonicenses 4:1, Pablo señala que los creyentes deben «agradar a Dios» con su vida. Para algunos, el deseo de agradarlo es una transformación instantánea generada en el momento de la salvación, mientras que para otros, esa transformación está repleta de inconsecuencias y vacilaciones. Ya sea que el cambio ocurra en forma instantánea o gradual, el creyente debe ambicionar las metas divinas, no las propias.

Por eso, en relación al trabajo, preguntamos: «¿Cómo me ayudará este cambio de trabajo a servir a los demás y glorificar a Dios?». La ambición espiritual se enfoca en el Señor y en los demás, y siempre considera los talentos que Él nos ha dado y cómo desea utilizarnos.

Pablo sugiere que trabajemos «con corazón sincero, temiendo a Dios» (Colosenses 3:22). Todo lo que hagamos en nuestro lugar de trabajo debe ser como un servicio para el Señor (vv. 23-24).

Glorificamos más a Dios y nos deleitamos más en su Persona cuando trabajamos con fervor y excelencia para Él, no para nosotros; cuando lo hacemos para servir al Señor y a los demás, no para beneficio personal… porque Él merece todo lo que somos y tenemos.

—RKK

«Nos empequeñecemos al intentar ser grandes». —Eli Stanley Jones, misionero
A %d blogueros les gusta esto: